¿Cómo evitar el sedentarismo?

Poné en marcha estos prácticos consejos para dejar a tu ser sedentario en el pasado.

No hace falta ser un deportista olímpico para evitar el sedentarismo. Sabemos que la falta de actividad física repercute en nuestro organismo de forma negativa tanto a nivel físico como mental. Esta problemática viene en auge, ya que las largas jornadas de trabajo y el papel cada vez más importante de la tecnología en nuestras vidas –sumado a la dejadez- afecta cada vez a más personas que ven afectada su posibilidad de disfrutar de una buena calidad de vida. La buena noticia es que con pequeños –grandes- cambios se puede modificar.

Según la Organización Mundial de la Salud un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para mantener un estado de salud adecuado (un mínimo de 90 minutos de actividad física a la semana).

El sedentarismo origina sobrepeso, afecta al cerebro, deteriora las fibras nerviosas cognitivas, lo que termina con pérdida de memoria, bajos niveles de motivación, apatía e incluso tristeza.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE PONERNOS EN MOVIMIENTO?

La actividad física aumenta el flujo sanguíneo y el metabolismo de la glucosa, repercutiendo de forma positiva en el funcionamiento de nuestro cerebro y provocando que el cuerpo tenga energía.

Además, aumenta y favorece el buen funcionamiento de las capacidades mentales (ya que el deporte ayuda a generar nuevas neuronas).

¿CÓMO PODEMOS TERMINAR CON EL SEDENTARISMO?

No hay recetas mágicas, pero con la incorporación de ciertos hábitos saludables en la rutina diaria se puede comenzar a marcar la diferencia.

  • USA SIEMPRE LA ESCALERA

Una de las claves es dejar de lado la comodidad del ascensor y las escaleras mecánicas. Al utilizar los peldaños puede que no te parezca gran cosa, pero con subir unos cuantos pisos te asegurarás unos minutos de actividad física, ya que trabajarás los músculos de tus piernas -sobre todo, los cuádriceps y el glúteo-. Eso sí, no hace falta que empieces con cinco pisos. Hacelo en forma progresiva para que sea permanente en tu rutina.

  • ELEGÍ ALIMENTOS SALUDABLES

Proporcionar a tu cuerpo el combustible que necesita proporciona numerosos beneficios. Lo que te llevás a la boca es el combustible que utilizará tu cuerpo. Para obtener beneficios lo adecuado es hacer una dieta equilibrada, variada y apropiada a tus características (no todos somos iguales). Si solo comés chatarra será mucho más difícil que te levantes del sillón. Apuntante con opciones sanas.

  • EMPEZÁ ALGUNA ACTIVIDAD FÍSICA (o deporte)

La práctica deportiva es la base solida para abandonar el sedentarismo. Podés comenzar realizando alguna actividad física a diario en periodos cortos de tiempo. Por ejemplo, dedicar 30 minutos a realizar ejercicios de intensidad moderada durante 5 días a la semana.

Lo más fácil es salir a caminar. Más adelante puedes optar por actividades como la natación, andar en bicicleta, ir al gimnasio o a clases de baile. Aunque tengas que empezar muy suave, verás como poco a poco aumentarás el nivel.

Te invitamos a ver todas las actividades que tenemos para que elijas las que más te gusten haciendo clic aquí. Lo importante es encontrar estímulos que te proporcionen el nivel de actividad que tu cuerpo necesita.