5 trucos para ganar músculos sin sumar grandes pesos

No todo se trata de fuerza a a la hora de ayudar a tu cuerpo. También hace falta inteligencia para mejorar. La lógica indica que hay que levantar cada vez más peso para ganar músculos, pero desafiar a tu mente y cuerpo variando ciertas pautas del entrenamiento brindan un gran resultado.

Para mejorar el rendimiento sin aumentar la carga, lo mejor es probar estos trucos:

  1. Variá los puntos de apoyo: Si siempre hacés, por ejemplo las mismas sentadillas, tu cuerpo se acostumbró a ellas y demanda menos energía a la hora de realizarlas. En lugar de añadir más discos a la barra probá con cambiar tu apoyo en el suelo. Podés hacerlo modificando los pies, meter sentadillas a una sola pierna, o utilizar una plataforma inestable para sumarle dificultad y romper la monotonía.
  2. Recortá los tiempos de descanso entre las series: Evitá desconcentrarte y medí bien los descansos con el fin aprovecharlos para conseguir entrenamientos intensos. Esto no quiere decir que no descanses, sólo que lo hagas de la manera correcta.
  3. Cambiá el agarre de las manos: Variar a un agarre ‘neutro’ cuando hablamos de remo de espalda o dominadas te ayudará a que el húmero (el hueso largo de tu brazo) esté correctamente alineado con el resto de tu cuerpo. Esto servirá para que tus hombros tengan menos tensión durante los entrenamientos y el trabajo sea más efectivo.
  4. Diversificá los tiempos de trabajo entre las tres fases del ejercicio: No hagas siempre igual las rutinas. Variá las tres fases del movimiento (concéntrica, isométrica y excéntrica); en otras palabras, modifica los tiempos que tardás en subir-mantener-bajar. Invertí más tiempo en realizar los ejercicios para conseguir que tus músculos hagan movimientos de manera diferente.
  5. Modificá la postura de carga: Cambiando simplemente donde pones el peso, modificas cómo tu cuerpo responde y lo gestiona. De esta manera tu cuerpo y tu cerebro notan modificaciones y se ven obligados a adaptarse. Eso si, sin caer en malas posturas que puedan provocar lesiones. Es cuestión de experimentar diferentes variaciones con el fin que trabajen otras zonas de tu cuerpo que normalmente no lo hacés con esos ejercicios.